Nokia está empeñada en extraer hasta la última gota de nostalgia de lo más profundo de tu ser, así que tras el relanzamiendo el mítico 3310, la compañía ha decidido actualizar el teléfono para ofrecer conexiones un poco más rápidas que las del actual modelo 2.5G. De esta forma, el mítico teléfono de la serpiente tendrá soporte para redes LTE, aumentando la cobertura y el rendimiento de la misma, pero manteniendo esa estática retro fabricada con plásticos que tanto gusta a los más viejos de por aquí.


Lamentablemente Nokia no pondría a la venta dicho terminal hasta el próximo mes de octubre, y en cuanto a su precio han preferido no anunciarlo hasta que se acerquen más a la fecha definitiva de lanzamiento. 


Fuente: es.engadget